Para preparar un buen té hay muchos parámetros que influyen en el resultado final, pero sin duda alguna, el agua (la madre del té) es uno de los parámetros más importantes.

Según mi experiencias los parámetros principales a la hora de seleccionar el agua para la preparación del té, son el PH y los TDS (total de sólidos disueltos en agua).

Estás indicaciones son a modo genérico y personal, ya que dependemos también del carácter del té que preparamos y del accesorio utilizado. Habitualmente, tés sutiles, de oxidación baja, requieren aguas menos minerales y con un PH ligeramente inferior a 7. Esto nos permite poder apreciar las notas del té sobre el agua. El agua es el medio que utilizamos para la extracción de los compuestos solubles de la hoja. En caso de utilizar tés de más oxidación, tostados, fermentados,… los criterios de selección pueden variar. Si utilizamos la misma agua descrita anteriormente para este grupo de tés y una buena preparación, el té saldrá correcto. Pero si utilizamos agua con unos parámetros diferentes; más mineralizada y con un PH ligeramente superior, seguramente podremos obtener matices aromáticos y de sabor que no teníamos con el agua anterior.

Como genérico, podríamos tener una agua comodín, para un buen resultado de los tés que preparamos. Nos podemos quedar aquí y disfrutar perfectamente del té. Pero obtener el resultado idóneo, requiere agua que tendremos que seleccionar para un té determinado (o un grupo de tés determinados). En mi caso, utilizo el agua según las características que marcan un grupo de tés, no por cada té individualmente. Pero si que habitualmente me gusta probar aguas. Este ejercicio me permite establecer conexiones entre ellas y los tés (basado en mi experiencia) y así poder obtener resultados diferentes en las preparaciones.

Lo bueno de utilizar siempre la misma agua, y dentro de los múltiples parámetros que afectan la infusión, es que tienes siempre una misma referencia. Una referencia que te permite mejorar en otros aspectos. Pero,  siempre hay un pero, y una vez pensamos que el te que preparamos en casa ya nos gusta, que pasaría si modificáramos el agua, intentado buscar unos parámetros, que nos ayudaran a mejorar la infusión!

Podríamos estudiar la vinculación de los minerales en el agua con la extracción de los compuestos de la hoja durante la infusión. Evidentemente teniendo en cuenta la temperatura (muy importante).

Siempre me gusta dar vueltas a las cosas. Me gusta saber el porque, y la única forma de saberlo es probándolo…

 

Aquí os dejo una prueba “exagerando” las consecuencias de lo que intento explicar…

Hoy lunes me he decidido a publicar este escrito sobre el agua que se utiliza para preparar el té. Muchas veces he utilizado agua mineral o filtrada Vs agua del grifo (directamente) comparándolas con un mismo té. Ayer fue uno de estos días en que volví a realizar esta comparación.Primero de todo elegí un Bi Luo Chun, té verde de la provincia de JiangSu, aromático (recordando sutilmente al aroma de la trufa) y de infusión elegante y suave.

aguaCreo que este té puede ser una buena base para mostrar lo que os quiero explicar a continuación;
Primero llené dos hervidores de agua, uno con agua del grifo y el otro con agua osmotizada (del mismo grifo) y los puse a calentar. Una vez el agua estaba a la temperatura adecuada y con la misma cantidad de té dentro de las dos teteras realicé la infusión. Ya sin sorprenderme volví a ver otra vez que pasaba lo mismo, el agua del grifo sacaba una infusión mucho más intensa que el agua osmotizada (igual en aguas de baja mineralización). Lo podéis ver en la foto. Pero no solamente es el color de la infusión lo que se altera, sino que el aroma y el gusto del té también cambian. El agua más básica y clorada tiende a sacar las notas más oscuras del té como los tostados, las notas ácidas,… mientras que el agua osmotizada (en este caso) respeta las notas más sutiles del té. Con el agua del grifo, ésta predomina frente al té, efecto producido por la cantidad de cloro que lleva (evitar siempre) produciendo un efecto desagradable.

 

El tema del agua es muy importante y no hay una sóla agua para todos los tipos de té . Dependiendo del té encontraremos aguas más o menos adecuadas…

 

nota: Texto original de 2011, revisado y actualizado en julio de 2018!

2 comentarios de “Agua! Reflexiones importantes de este elemento en la preparación del té

  1. Manuel dice:

    Gracias por la comparativa, no me imaginaba que hubiese tanta diferencia. Donde si he notado muchas diferencia es dependiendo del material de la tetera, por ejemplo un te que os compré el Jiangxi (lata amarilla), me fascina infusionarlo en tetera de barro. Creo que sería muy interesante un articulo con esa información. Saludos.

  2. tetere te blog dice:

    Referente a lo que comentas estoy totalmente de acuerdo contigo; el complemento es muy importante a la hora de preparar el té, mejor dicho son una unidad indisoluble y efectivamente el accesorio modifica la infusión. Gracias por tu propuesta y lo voy a publicar en breve!
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable LA TRIBU DE LA CAMELIA S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en .

Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola