En los tiempos que estamos viviendo de estrés y nervios se habla mucho de la palabra “meditación”, es una de esas palabras que salen en muchas conversaciones, como bio, eco, km. 0,… Sin duda alguna, podemos asegurar que hablamos de un concepto que está de moda.

La meditación no debemos encasillarla exclusivamente dentro del ámbito religioso, al contrario, estamos hablando de una práctica individual que busca adentrarse en nuestro interior, nuestro yo más profundo. Podemos decir que su objetivo principal es encontrar la calma y llegar a conseguir nuestra tranquilidad interior, o lo que es lo mismo encontrar nuestro “bienestar”. Por esta razón, para mi hacer una buena meditación está libre de reglas y protocolos establecidos, se debe realizar de una formal natural y sencilla. De esta forma es cuando uno mismo podrá llegar a estar más relajado y calmado llegando así a su objetivo.

La ceremonia del té tampoco es una práctica religiosa, es un ritual para preparar un buen té, un proceso sencillo pero a la vez difícil en su ejecución. Podemos decir que para preparar una ceremonia del té necesitamos de la meditación, porque es imprescindible encontrar la calma y bienestar (objetivos de la meditación). Para mi la meditación existe en muchos momentos, especialmente en una sesión de ceremonia del té, cuando hago la limpieza, cuando preparo una cesta de flores,… No es necesario buscar un lugar silencioso para meditar, sino que debemos encontrar esta tranquilidad y paz en nuestra cabeza. Lo más importante es concentrarse en lo que se está realizando y buscar su belleza, así apreciaremos lo que estamos haciendo y mejoraremos nuestro pensamiento y concentración, encontrando la belleza de vivir. Y al final llegar a la paz interior, calma, tranquilidad, satisfacción y felicidad.

No importa cuantas veces hagamos meditación, sino como hacemos esta meditación y su resultado. Si estás sentado en postura de meditación y siguiendo todos los pasos pero tu mente no esta tranquila, esta meditación no ha funcionado, no hemos llegado a nuestro objetivo. Si crees que no es el momento oportuno para meditar, es mejor no intentarlo. Por el contrario a veces no nos damos cuenta pero realmente estamos meditando, ocurre mientras estás haciendo algo muy concentrado y no piensas en otra cosa que no sea realizarlo de forma correcta.

Cuando hago una sesión, todos los pasos los hago meditando y con una gran concentración. Empezando con el diseño de la mesa de la ceremonia del té, cuando limpio el lugar, al preparar todos los accesorios, al seleccionar las flores en la floristería, al preparar la mesa, mientras ensayo el proceso de la ceremonia, al revisar la mesa y todos los elementos,… En todo momento la meditación es muy importante, no sólo en los preparativos sino durante la ceremonia y también al final, al despedir a los asistentes, limpiar y recoger la mesa, al anotar mis sensaciones y resúmenes sobre la ceremonia. Garantizando así, que en cada sesión salga todo el mundo satisfecho, el único secreto es la concentración al cien por cien.

Es muy saludable si meditamos y si meditamos bien puedes regularizar la respiración, dándote la meditación, la capacidad para apreciar más las cosas, tener mayor responsabilidad y ofrecer lo mejor de ti al recibir por ejemplo a tus amigos. Viviendo así en armonía con la sociedad que nos rodea.

La vida es dulce, tenemos suerte de tener la naturaleza, la familia, buenos sentimientos, pero para poder tener esta vida hay que trabajar, el mundo no va a cambiar por ti, eres tú que tienes la responsabilidad con tu propia existencia. Todo el mundo encuentra piedras en el camino, aunque no todas son negativas, porque estas nos enseñan y nos hacen ser más sabios. La suerte acompaña a cualquier persona sólo es necesario apreciar tu suerte y cogerla a tiempo. Todos tenemos miedo, preocupaciones, envidias, ambiciones, pero hay que saber gestionar todo esto, porque no nos van a ayudar a vivir con tranquilidad. ¿Porque no disfrutamos con lo que tenemos?

La vida es como una taza de té, tiene cuatro gustos, dulce, amargo, ácido y picante.

Hay una frase que me gustaría mucho compartir con vosotros; “para tomar un té sólo hay dos movimientos, coger la taza y dejar la taza”. Somos muy rápidos para aceptar y recibir algunas cosas, pero también tenemos que ser capaces y valientes para dejarlas cuando llegue su momento.

8 comentarios sobre “La ceremonia del té y la meditación

  1. Juanjo dice:

    Interesante reflexión. Creo que en los tiempos actuales es mas importante que nunca aplicar la ATENCION PLENA en cualquier actividad que realicemos, sea placentera o no; es la única forma de no divagar entre el pasado y el futuro y vivir el presente. Como siempre, la disciplina es importante. Gracias por compartir estas reflexiones.

  2. ambròs dice:

    Totalmente de acuerdo Juanjo. Pero tenemos tanto “ruido” a nuestros alrededores que es difícil aplicar la ATENCIÓN PLENA como dices. Creo que la clave esta en la práctica y la constancia!

  3. Jota58 dice:

    También me parece muy importante lo que dice el escrito y estoy de acuerdo con vosotros. Para poder avanzar es muy importante el ” estar presente” en todas las actividades que realizamos a lo largo del dia. Dándonos cuenta de todo lo que hacemos, poniendo los cinco sentidos, para saber en todo momento que es lo que decimos, hacemos, pensamos o sentimos. Es difícil, pero es cuestión de práctica, como muy bien dices, Ambrós. Gracias por compartirlo con nosotros

  4. Antonio dice:

    Si, es mejor disfrutar de lo que tenemos. Creo que para esto, la calma y la tranquilidad le puede ayudar a uno a darse cuenta.
    Gracias por este escrito, Jing Jing y Ambrós.

    • ambròs dice:

      Gracias a ti Antonio. Totalmente de acuerdo, conseguir momentos de calma y tranquilidad ya cuesta… Imagínate conseguir que la calma y la tranquilidad formen parte de nuestro modus vivendi…

  5. Raül G. dice:

    La meditación para mi es aquella asignatura pendiente, he intentado muchas veces ponerme a meditar pero me resulta muy dificil. Eso sí creo como Jing Jing que en ocasiones la meditación ocurre de forma espontanea o no inducida. Y es en aquel momento en el cual estamos haciendo algo con una concentración suprema. Nuestro pensamiento esta totalmente alineado y preparado para conseguir un objetivo y eso no se consigue sin una buena concentración o meditación. Y si es cierto lo que dices y muchas veces hacemos lo imposible por conseguir aquello que anhelamos y en cambio no sabemos apreciar lo que tenemos e incluso no lo disfrutamos ni lo apreciamos ( tanto a cosas como a personas). Hay que decir que si alguien no ha estado en una ceremonia oficiada por Jing Jing no ha disfrutado de la sencillez y a la vez complejidad de un momento que consigue parar el tiempo en un espacio tan acogedor y pequeño como es la tetereria. GRACIAS POR TODO JING JING y AMBROS. Y la frase me ha calado profundamente para tomar té sólo hay que hacer 2 movimientos coger la taza y dejar la taza!!!. En la sencillez y pureza radica la espiritualidad y el buen hacer de las personas!!!!.

  6. ambròs dice:

    Hola Raul,
    gracias por tu comentario. El secreto es la practica!
    necesitamos practicar el “coger la taza y dejar la taza” para poder entender cada día un poco el sentido de tomar el té!
    nos vemos pronto,
    un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *