Mostrando todos los resultados (3)

Desde 18,40 / 50gr
Desde 7,90 / 50gr
5 sobre 5
0,76 - 0,96 / gr

Té blanco

Todos los tipos de té provienen de la misma planta. El té blanco también. El té es la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua. En China el té se bebe desde tiempos inmemoriales. Esta bebida, no sólo es consumida por sus propiedades estimulantes sino porque ayuda a mantener la salud.

El té blanco juntamente con el té verde es uno de los tipos de té más populares. Este té se fabrica a partir de hojas jóvenes y también de hojas maduras de la camelia sinensis. Proceso muy parecido al utilizado en la fabricación del té verde. Normalmente se dice que el té blanco son las hojas más jóvenes de la planta. Eso es verdad, pero muchos tés verdes, están fabricados a partir de las hojas más jóvenes de la planta. La principal diferencia radica en la sub-variedad de la planta y en el proceso de producción.

El té es conocido también por sus propiedades para la salud humana. El compuesto químico que se presenta en más cantidad dentro de las hojas del té blanco son los polifenoles. También llamados antioxidantes.

Cuando hablamos de té blanco nos referimos, al igual que en el té verde, a una gran variedad de tés, todos ellos distintos. El mismo té tiene características organolépticas diferentes básicamente en función del terreno, del periodo de la cosecha,… (la mejor forma de poder valorar estas diferencias es probando distintos tipos de té).

Otra cosa que queremos comentar es el color de las hojas del té blanco. El hecho de que se llame así no quiere decir que sus hojas sean blancas. En el anverso de las hojas, cuando son jóvenes, en muchas sub-variedades hay una pelusilla que se puede mantener o no en función del proceso de producción. Las hojas que tienen pelusilla serán más o menos blancas en función de varias variables una vez procesado el té, pero también nos podemos encontrar hojas sin pelusilla. Este detalle no es significante para determinar la calidad del té blanco, es simplemente aclarar que el té blanco no tiene porque tener la hoja blanca.