Durante la fase final de la dinastía Zhou se descubrieron también árboles de té salvajes en la provincia de Sichuan.

Por primera vez, la gente utilizó las hojas de té solas (sin otros ingredientes) como bebida tonificante, estimulante y amarga.