Gracias al emperador Qin Shi Huang mucha gente escuchó los beneficios del té como bebida tonificante. De esta forma se dio a conocer entre la población de China.