Las referencias escritas encontradas indican que la historia del té en Japón empieza en el S.IX.

Los primeros tés llevados des de China, muy probablemente eran tés prensados (muy probablemente anteriormente al S.IX)

El té se convirtió  en una bebida de las clases reales durante el reinado del emperador Saga (Vivió del 786 – 842 dC y reinó del 809 – 823 dC). Este emperador animó a la gente a cultivar plantas de té.

Los monjes budistas Kukai y Saicho podrían haber sido los primeros en llevar semillas de té a Japón, para establecer los primeros cultivos de té.

El té se introdujo en las clases religiosas de Japón cunado los monjes japoneses volvieron de su formación en China. Con el té los monjes descubrieron que podían meditar más tiempo sin necesidad de comer.