Nara se convierte en la primera capital permanente de Japón