Kintsugi significa “reparación de oro”. Su idea es dar una segunda oportunidad a un objeto que ha sufrido una rotura o un golpe. El hecho de reparar esta pieza, no trata de ocultar la rotura, sino de hacerla más visible, como si de una cicatriz se tratará. Practicando el Kintsugi resaltamos la experiencia y la vida de los objetos.

Productos reparados con la técnica kintsugi


Kintsugi: El arte de aceptar las imperfecciones y encontrar la belleza en las cosas rotas

En un mundo en el que a menudo se alaba y se busca la perfección, el Kintsugi es una perspectiva refrescante y única que nos enseña a apreciar la belleza de la imperfección. El kintsugi es un arte japonés que consiste en reparar objetos rotos, como la cerámica, con laca y polvo de oro. En lugar de intentar ocultar o disimular las cicatrices, el Kintsugi las resalta, convirtiendo las imperfecciones en un nuevo tipo de belleza.

kintsugi

Orígenes e historia del Kintsugi

El Kintsugi, que literalmente significa «carpintería dorada», se originó en el siglo XV en Japón, acompañado por un período de revolución filosófica. Un período hacía la simplicidad y la naturalidad. Por otro lado la laca «urushi » en Japón se utiliza desde el 2500 a.C.

Al principio, el Kintsugi se reservaba para reparar sólo los objetos más preciosos y valiosos, como los cuencos de té utilizados en las ceremonias del té, y era practicado principalmente por artesanos expertos. Sin embargo, con el tiempo, se extendió a otras formas de cerámica y se generalizó su práctica entre artesanos y aficionados.

Filosofía y significado del Kintsugi

En esencia, el Kintsugi es una filosofía que abraza la imperfección y encuentra la belleza en lo roto. En lugar de intentar ocultar o borrar las grietas, el Kintsugi las resalta, considerándolas parte integrante de la historia del objeto. Al reparar el objeto con laca dorada, el Kintsugi no sólo le da una nueva vida, sino que le añade belleza y valor.

En un sentido más amplio, el Kintsugi también puede considerarse una metáfora de la vida misma. Todos experimentamos retos, reveses y fracasos, pero en lugar de verlos como algo de lo que avergonzarse o esconderse, el Kintsugi nos enseña a verlos como oportunidades de crecimiento y transformación. Del mismo modo que el Kintsugi convierte objetos rotos en nuevas obras de arte, nosotros también podemos aprender a transformar nuestros quebrantos en algo bello y significativo.

Técnicas y materiales del Kintsugi

El proceso del Kintsugi implica varios pasos, como limpiar y preparar las piezas rotas, aplicar un tipo especial de laca para unir las piezas rotas y espolvorear polvo de oro o plata por encima. La laca utilizada en el Kintsugi está hecha de ingredientes naturales como es la savia de urushi, que se extrae del árbol Toxicodendron vernicifluum y es conocida por sus propiedades adhesivas, entre otras.

Una vez las piezas están unidas, la laca también se aplica a las grietas con un pincel pequeño y se deja secar durante varios días. Una vez seca la laca, se espolvorea el polvo de oro por encima, lo que confiere al objeto un aspecto distintivo y bello.

chawan kintsugi

La relevancia del Kintsugi en la actualidad

En nuestro mundo contemporáneo, donde la perfección y la conformidad se valoran a menudo por encima de todo, el Kintsugi ofrece una perspectiva refrescante y muy necesaria. Al abrazar la imperfección y resaltar la belleza de las roturas, el Kintsugi nos recuerda que la vida no siempre es limpia y ordenada, sino que hay belleza y valor en nuestros defectos y luchas.

Además, el Kintsugi también puede considerarse una respuesta a nuestra cultura del usar y tirar, en la que los objetos rotos suelen desecharse en lugar de repararse. Al reparar y celebrar los objetos rotos, el Kintsugi nos anima a valorar y apreciar las cosas que tenemos, en lugar de buscar constantemente algo nuevo y perfecto.

Conclusión

El kintsugi es un arte bello y significativo que ofrece valiosas lecciones y perspectivas para nuestra vida contemporánea.

error: Alerta: Contenido protegido !!